Un pueblo pintoresco

Viñales es una pequeña y pintoresca localidad ubicada en la provincia de Pinar del Río, que es la zona más occidental de la isla, visitada especialmente por el atractivo paisaje que ofrece su valle: El Valle de Viñales.

Al llegar al pueblo nos encontraremos con su plaza central, dominada por una antigua y renovada recientemente iglesia del siglo pasado, donde en su interior podemos encontrar sus bancos oscuros, reconstruidos tantas veces. Cuando andamos por sus calles vemos como la humedad causada por las lluvias, ha deteriorado los frontales de las casas, que parecen ahora mosaicos desgastados, cuyas barandas viejas y desgastadas guardan cada portal y cada casa. Este pueblo, con encanto, también ofrece una elevada tradición musical, en donde tanto cubanos como extranjeros se mezclan cada noche para disfrutar de su música en directo, que ofrecen diversos grupos en los dos acogedores locales que hay: El Patio del Decimista y El Polo Montañez.

En este pueblo se puede observar el ir y venir tanto de turistas como de cubanos… En sus calles anchas y repletas de casas de alquiler, podemos cruzarnos con toda clase de personas, desde mujeres con sus niños, hombres con sus bicicletas, vendedores de piñas y tomates, guajiros con sus caballos, hasta campesinos dirigiendo su carros con enormes bueyes.

Por las noches el ambiente cambia, y el panorama se centra en los locales de música donde el turista se sienta a escuchar música mientras sacia su sed con el rico mojito cubano. Ahí es cuando los tan conocidos jineter@s ponen en uso todas sus armas para lograr conquistar a un “yuma”, y así compartir unos días…, sacando un beneficio ya se económico para uno, y sexual para el otro.

Por las mañanas una imagen típica que te sorprende cuando es la primera vez que viajas a Cuba, es la conglomeración de gente que esperan en la terminal de autobús para, ofrecer arrendamiento de sus casas al turista que llega a la localidad. Realmente es una imagen que te sorprende y te hace gracia, lo encuentras incluso cómico, pero luego ves día a día que es la rutina de muchos de ellos para conseguir tirar adelante con sus negocios y sus vidas…

Viñales es uno de los pueblos de Cuba, en donde el 80% de las casas ofrecen alojamiento, y es bajo mi punto de vista la mejor opción que puede elegir el viajero en su estancia por la isla. Las casas particulares son la opción no sólo más económica de alojamiento, sino también la más interesante, puesto que compartes la mayor parte del día con cubanos y el hecho de conversar con ellos te da la oportunidad de ver que no todos los cubanos piensan de la misma manera, ni son iguales y que cada uno es un mundo.

Anuncios

Viñales

Viñales es uno de los lugares más pequeñitos de Cuba, pero a la vez es donde se pueden realizar mayor número de actividades.
Puedes pasarte perfectamente 5 y 6 días y nunca estarás parado, no te aburrirás, aunque descansar un atardecer sentado en el porche de la casa, hablando con los propietarios es de agradecer. Generalmente son gente comunicativa y muy hospitalaria.

Lo primero que debes hacer cuando llegues a Viñales, es visitar el pueblo, dar un relajante paseo, familiarizarte y mezclarte con la gente de allí…
Viñales se compone de una plaza, una iglesia ubicadas en la avenida principal, donde están ubicados los principales puntos de ocio, restauración y comercios y las calles, distribuidas en repartos, lo que se conocer normalmente como barrios.

Por la noche déjate el sueño en la casa y sal a compartir unas cervezas o “traguitos” de ron, a bailar y a disfrutar de la música cubana.

El ambiente es increíble, hay dos centros culturales “El Centro Cultural Polo Montañes” y “El Patio del Decimista” estos dos son centros estatales de ocio, pero los hay privados, últimamente el negocio privado se ha expandido, y realmente el viñalero ha realizado grandes inversiones poniendo Viñales como cabecera turística en Cuba, con grandes proyectos de ocio y restauración, con mucha variedad donde elegir, la calle principal es un boulevard de este tipo de negocios, donde están concentrados los más importantes.

Ábrete, conoce gente sea de donde sea, no te cierres en banda, conversar con ellos es muy divertido, y además son gente muy culta e inteligente con la que puedes mantener conversaciones muy interesantes, y comprender un poco las inquietudes que tienen los cubanos, entre otras cosas, sobre política y el propio país.